Ciencia

Los Arrecifes de Coral Juegan un Papel Importante en la Vida Submarina

Los arrecifes de coral no son plantas ni rocas, son animales coloniales, de los cuales depende hasta el 25% de las especies marinas, incluyendo las tortugas. Según expertos del Panel Intergubernamental del Cambio climático (IPCC), para 2050 el planeta podría despedirse de los corales que apoyan a más de una cuarta parte de toda la vida marina y proporcionan medios de vida a cientos de millones de personas.

El 2018 fue el Año Internacional de los Arrecifes de Coral y este 2019 es momento de continuar analizando cuáles son las posibilidades de salvar a estas especies que están siendo amenazadas y que podrían extinguirse para mediados de siglo.

Las actividades humanas tales como la emisión de gases de efecto invernadero son la causa principal del calentamiento global lo que ha provocado el aumento en las temperaturas de los océanos. Expertos del IPCC, afirmaron en un informe en 2014, que los océanos han disminuido los efectos del cambio climático al absorber hasta un 93% del calor atrapado en dichos gases, es decir que por décadas los océanos nos han protegido del aumento radical de las temperaturas del aire, pero esto ha traído como consecuencia que los arrecifes de coral están siendo prácticamente hervidos vivos, en lugar de nosotros.

Además, el aumento de las temperaturas del agua no es la única amenaza de estas especies. “Los arrecifes de coral también se ven afectados a nivel local por muchas actividades humanas, la pesca excesiva, la pesca destructiva, la contaminación por nutrientes, la sedimentación y desarrollo o modificación costera están degradando y matando a los arrecifes de coral en todo el mundo, y también están reduciendo su capacidad para recuperarse de los eventos de blanqueamiento”, aclara Gabriel Grimsditch de la división de ecosistemas marinos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

“Los corales son muy sensibles a los cambios de temperatura en el agua, en el mar, y viven en una simbiosis con unas algas microscópicas que viven dentro de ellos y les dan energía. Cuando la temperatura sube demasiado, esta simbiosis que da vida y energía al coral se rompe. Y cuando se rompe es como una fiebre en los humanos, el coral está muy estresado, está muy débil y pierde su color y se blanquea. En esta situación el coral puede morirse muy fácilmente y vemos que hay muchos corales que cuando se blanquean sobreviven unos días, unas semanas, a lo mejor unos meses, pero en muchos casos pierden la vida”, explica Grimsditch.

Es mucho lo que está en juego, además de su riqueza natural y las especies que dependen de ellos para sobrevivir, los corales nos proveen seguridad alimentaria a través de la pesca, nos protegen de inundaciones, generan ingresos gracias a los millones de turistas que viajan para apreciarlos y hasta son la materia prima de algunos medicamentos para combatir el cáncer.

Actualmente se están desarrollando diversos esfuerzos para la protección de esta importante especie, entre ellos está la creación de una nueva coalición que involucra organizaciones intergubernamentales, de conservación y fundaciones privadas para pedir un liderazgo audaz que salve a los arrecifes de coral.

“La coalición se ha creado para  concienciar sobre la importancia de los arrecifes de coral y las amenazas que enfrentan, esto implica una campaña de concienciación publica, así como el trabajo con los responsables políticos para desarrollar objetivos y acciones ambiciosas para la conservación de los arrecifes de coral a nivel mundial”, asegura el experto de ONU medio Ambiente.

Además, la creatividad de activistas a lo largo del planeta para salvar a los arrecifes no se ha hecho esperar. Recientemente investigadores de dos universidades australianas crearon un robot submarino que se mueve a través de porciones dañadas de los arrecifes, y “planta” cientos de miles de corales microscópicos para regenerarlos.

Los corales “bebés” fueron cultivados a partir de especímenes que sobrevivieron al gran evento de blanqueamiento de 2016 en la Gran Barrera de Coral, y que se cree son especialmente tolerantes a las temperaturas más cálidas.  Los resultados del experimento aún están por verse.

“Ahora hay muchos proyectos de restauración y cultivo de corales en todo el mundo, en casi todos los países donde se encuentran los arrecifes de coral hay gente que está investigando cómo restaurarlos después de un evento de blanqueamiento. La restauración y el cultivo de los corales se encuentra en una fase de investigación y desarrollo, es un campo importante y es probable que en el futuro tengamos que restaurar los arrecifes”, explica Grimsditch de ONU Medio Ambiente.

En Belice, por ejemplo, buceadoras de la ONG Fragments of Hope, localizan arrecifes sanos, los cultivan en viveros para tenerlos en abundancia, y después los trasplantan a mano en aguas poco profundas. El proyecto ha sido reconocido internacionalmente.

Según otro estudio de ONU Medio Ambiente, un cambio hacia una mejor salud de los arrecifes de coral de aquí a 2030 podría ser beneficioso para las economías y desbloquear hasta 37.000 millones de dólares en Indonesia y 35.000 millones en Mesoamérica, en tres sectores clave dependientes de los arrecifes: el turismo, la pesca comercial y el desarrollo costero.

Fuente: Noticias ONU

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s